-

miércoles, 16 de mayo de 2012

Indispensable: Kits de Hidratación

Nos ha tendido una emboscada en pleno mes de Mayo y hemos caido en las brasas. Si señores, nos ha atacado el verano con fuerza, anticipadamente, y sin piedad. Esto es como el peor infierno desértico de Oriente Medio. Hace menos de una semana estábamos usando el viejo y fiable abrigo M65 americano (con el forro interior desmontado, eso si), y de un día para otro hemos tenido que empezar a usar la camiseta de camuflaje. Esto es un infierno, coronel Truman... ¿Pero qué eres soldado, un hombre o un ratón? No te quejes de tanto calor y sé inteligente. Hidrátate y sigue jugando. Y de hidratación es de lo que va a ir el artículo de hoy.


Tenemos varias opciones, que van desde las más baratas y sencillas para refrescarse durante partidas cortas, a las más profesionales, o las que tengan mayores necesidades para partidas de diversa índole, principalmente mil-sim y otras partidas de larga duración sin fuentes de agua cercana.



La opción más barata viene en función a si tenemos disponible ya un chaleco táctico o no. Si ya tenemos un chaleco táctico de sistema Molle, por ejemplo un Chaleco FSBE (ver en camuflaje Marpat) o un cinturón ceñidor ya tenemos una base para llevar el kit de hidratación más básico que existe, que es la botellita de 50cl de agua mineral sin gas, disponible en cualquier supermercado. ¿Cómo transportarla en estos chalecos o en el ceñidor? Fácil, solo necesitamos un portacargadores con la suficiente anchura, que es el Portacargadores de AK (ver en camuflaje Marpat, imagen superior). Eso si, será necesario descoser la separación central que llevan montados estos portacargadores para poder alojar cómodamente las botellas de medio litro. La forma de trenzar el molle es fácil, y le dedicaremos un miniartículo fotográfico  próximamente: hay que meter las tiras de agarre primero por dentro de las tiras horizontales del chaleco, luego en las tiras horizontales del accesorio, y así sucesivamente, hasta tener toda la tira de agarre completamente trenzada y bien fija.

Si aún no disponemos de chaleco la mejor opción sería conseguir uno este verano en el que quepan bien las botellas de agua, como el STD26 de cualquier camuflaje (ver en color Coyote, imagen inferior).



Las siguientes opciones no son tan domingueras y sí algo más profesionales, sin llegar a tener un coste importante para el beneficio que suponen. La más básica es la cantimplora, componente indispensable del personal de cualquier ejército o equipo de airsoft. En el catálogo de www.airsoft.es hay una cantimplora básica de aluminio con capacidad de un litro, con las características habituales de estos recipientes. Pero secretamente ha llegado al almacén de la tienda una partida de cantimploras americanas de 2L, seminuevas (usadas por soldados americanos), del modelo actualmente usado. Podeis verlas a continuación, y solicitar precios a través del correo info@airsoft.es ya que no se encuentran aún en catálogo. Podeis ver la imagen a continuación.


Finalmente, la opción más profesional, que nos permitirá un suministro de agua fresca durante mayor cantidad de tiempo, y más cómoda de transportar y usar, son las bolsas de hidratación, también llamadas  popularmente camelbaks, ya que ese es el nombre de uno de sus fabricantes. Su estructura y uso es muy sencillo. Los camelbaks son sacos de cordura (tejido de nylon) diseñados para alojar en su interior una bolsa de latex de capacidad desde 2 a 2,5 litros capaz de mantener fresco el líquido durante horas. Como podeis ver en la imagen inferior, la bolsa interna es simple y se llena fácilmente por el gran tapón de rosca de su extremo superior (en la foto abajo). Se puede llenar mediante cualquier botella e incluso se le puede meter hielo para que el agua aguante más tiempo fría. Se recomienda guardar estas bolsas en invierno con el tapón abierto y limpiarlas cada año antes de comenzar la temporada de calor con pastillas antisépticas de las que se utilizan para las dentaduras postizas, fáciles de encontrar en supermercados.



La bolsa interna va alojada en el saco de cordura que podeis ver abajo, que como podeis imaginaros está disponible en diversos camuflajes (si ves que en catálogo falta alguno pregúntanos) y en dos tipos, que son el tipo molle y el tipo mochila (el de la imagen inferior). El tipo molle está pensado para instalarse en la parte trasera de un chaleco táctico que utilice este sistema, por ejemplo el FSBE que comentábamos antes, pero también puede usarse como mochila. Y el saco tipo mochila como su propio nombre indica está pensado para ser usado solo como mochila, independiéntemente del chaleco.



Y listo para el combate en terreno árido. El tapón a rosca de la bolsa interna asoma por el agujero superior que podeis ver en la imagen por lo que cualquier compañero puede ayudarnos a recargar nuestro camelbak sin necesidad de quitárnoslo. El tejido de cordura ayudará a mantener la temperatura del líquido durante muchas horas, siendo muy poco frecuente que el agua llegue a temperatura ambiente. El tubo para beber sale por cualquiera de los lados superiores del saco, pudiendo conducirlo y dejarlo enganchado sobre nuestro pecho, para tenerlo accesible siempre que tengamos sed. La boquilla de goma mantiene su forma hasta que la apretamos con los dientes y absorvemos el agua contenida en la bolsa, y al soltarla recupera su forma y se mantiene estanca, por lo que no entrará aire ni saldrá agua sin que nos demos cuenta. Además la boquilla también tiene en ambas versiones un cierre de seguridad. A continuación una foto del aspecto de la mochila combinada con el resto del equipo ACU.


Una observación importante es que por mucho que usemos el kit de hidratación, el agua que se quede contenida en el tubo de la bolsa interior después de tomar cada dosis y al cabo de un rato tenderá a tomar un sabor un poco desagradable. Para evitar beber agua con sabor a goma existen dos opciones: la opción tipo duro y la opción burbujas. El tipo duro aspira toda el agua contenida en el tubo para seguidamente escupirla, y a continuación seguir bebiendo normalmente agua fresca y sin sabores raros. Con la otra opción, algo menos higiénica la verdad, tras beber cada trago de agua soplaremos el tubo hasta dejar solo aire en su interior. Esto evita que quede agua contenida en el tubo, por lo que no tomará sabores raros y no desperdiciaremos agua, pero conseguirá que la flora bacteriana bucal vaya contaminando antes el interior de la bolsa. Claro que podemos usar pastillas antisépticas entre una partida y otra, recordando limpiar el interior la bolsa con agua abundante antes de volver a usarla para beber.

En resumen, un kit muy recomendable para el airsoft, supervivencia y prácticas militares. Pero no tiene por que ser usada solo en esos ámbitos. Estas mochilas son recomendables para cualquier práctica deportiva en el campo, peregrinaciones, paseos, y cualquier actividad al aire libre.

Recordad, no os deshidrateis este verano.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU MENSAJE NO SERÁ VISIBLE HASTA SER APROBADO POR UN MODERADOR.
Si vas a hacer alguna consulta que no sea acerca del propio artículo mejor remítela a estas direcciones:

Consultas generales: info@airsoft.es

Consultas técnicas: taller@airsoft.es

-